Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017

APOYAR LA LACTANCIA MATERNA JUNTOS

Elaborado por: Olivia Arvizú Martínez, Lidia Gil Zenteno y Ernestina Polo Oteyza, Fondo Nestlé para la Nutrición de la Fundación Mexicana para la Salud

La Semana Mundial de la Lactancia Materna, se lleva a cabo la primera semana de agosto desde 1992, por iniciativa de la Alianza Mundial para la Acción por la Lactancia Materna (WABA). Esta Alianza está conformada por una red de organizaciones que comparten como interés el impulso y protección de la lactancia materna, dando seguimiento a la Declaración de Innocenti sobre la Protección, la Promoción y el Fomento a la Lactancia Materna , promovida en 1990 por la Organización Mundial para la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). La Declaración constituye una iniciativa mundial, en la que igualmente se acordó la protección y la promoción a la lactancia materna considerando los beneficios a la nutrición, su papel en la disminución de la morbilidad y mortalidad infantil, la salud de la mujer y sus beneficios sociales y económicos. La Convención sobre los Derechos del Niño y la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño, constituyen esfuerzos posteriores que posicionan en la agenda internacional los derechos de los niños, entre ellos, los correspondientes a la salud y a la alimentación en la primera y establecen las acciones que deben seguir los países para alcanzar las metas establecidas, en la segunda (1-4).

Los diversos temas que han sido planteados por WABA, abarcan aspectos con influencia directa en la práctica de la lactancia materna: los espacios en los que se lleva a acabo e inicia, los lugares de trabajo, el papel de la comunidad, el acceso a la educación y la información, los derechos de las mujeres y los niños y el empoderamiento de las madres. Además, las propuestas han avanzado y evolucionado para incluir el ambiente, la ecología, la globalización, la relación entre la salud de la mujer y sus hijos, la perspectiva amorosa/cálida de la alimentación infantil, la inversión para el beneficio de los países y del planeta y ahora se une a la agenda global de desarrollo sostenible a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) (1,5).

El tema 2017, Apoyar la lactancia materna juntos resalta, en el marco de los ODS, la importancia de establecer alianzas y el trabajo conjunto para la protección y el fomento a la lactancia materna, por su rol en la prevención de la desnutrición infantil, la promoción de la salud de las madres y los niños, el empoderamiento y atención a la mujer y cuidado del ambiente que suman con los grandes objetivos de los ODS: erradicación de la pobreza, el fomento a la prosperidad y el cuidado del planeta. Asimismo, las perspectivas conjuntas, interdisciplinarias e intersectoriales permiten la construcción de políticas públicas transversales que son indispensables para atender temas complejos con componentes sociales, económicos, culturales y de salud (1,5).

¿Cual es la situación en nuestro país en 2017, en el contexto de esta celebración?

Con base en la ENSANUT 2012, el gobierno y la sociedad mexicanos, reconocieron el deterioro de la práctica de la lactancia materna, como problema social y de salud pública prioritario. Los avances legislativos, las estrategias y programas implementados, así como algunos documentos y estudios relacionados con la alimentación de menores de dos años, pueden consultarse en la sección de Temas Principales del portal del Fondo Nestlé para la Nutrición de la Fundación Mexicana para la Salud. Esta sección, tiene el objetivo de presentar temas de nutrición y alimentación útiles y relevantes para la construcción de políticas públicas a partir de material organizado con base al origen y objetivo de la información que proporciona (6).

El estudio sobre consumo de alimentos en población urbana de México, del año 2012, aportó información sobre la lactancia materna, complementaria y congruente a la presentada por la ENSANUT 2012. Si bien el objetivo principal del estudio fue validar un recordatorio de dieta de 24 horas realizado por triplicado en población mexicana, la información permite una descripción general del consumo de alimentos en el ámbito urbano así como generar nuevas preguntas e hipótesis para el estudio de la alimentación en México. El estudio destaca que únicamente 8% de los menores de 6 meses recibieron lactancia materna exclusiva (LME) y que en la población de estudio, predomina un esquema de lactancia mixta en el que 80% de los menores de 3 meses, 55% de los niños entre el 4º y 6º mes y 41% entre el 7º y 9º mes, recibieron leche materna pero no exclusiva. También se observó que la disminución de niños amamantados entre el primer y segundo trimestre de vida no acompañó un aumento similar en el uso de fórmulas para lactantes aunque sí fue detectado un aumento en la alimentación con leche entera de vaca. Aparentemente el patrón de lactancia mixto es común, lo que probablemente se da en respuesta a una combinación de factores que varían con base en la información disponible, el acceso a recursos, ambiente y el empoderamiento de la mujer. Así mismo, se sugiere explorar lo que sucede después del parto y estudiar la complejidad del entorno, las barreras estructurales y la toma de decisiones que conllevan o no a instaurar la práctica (7).

Los datos más recientes publicados en la Encuesta de Niños, Niñas y Mujeres 2015 (ENIM 2015) de UNICEF y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) muestran mejoras en esta práctica, destacando la importancia de redoblar las acciones para su promoción como lo son la consejería, el impulso al inicio temprano de la lactancia materna y el fortalecimiento del trabajo en las instituciones (8). Independientemente de esta aparente mejoría, México sigue teniendo una baja prevalencia comparado con otros países de la región de América Latina y el Caribe. El estudio presentado, en el marco de la celebración de este año 2017, por el Colectivo Global de Lactancia Materna dirigido por OMS y UNICEF, aplica un sistema de calificación, y concluye que ningún país en el mundo, cumple totalmente con las normas recomendadas. Para México, indica que la baja prevalencia de LME en el país provoca pérdidas de $7.1 mil millones de dólares como consecuencia de aspectos cognitivos durante el desarrollo infantil, $1 mil millones por costos atribuidos a mortalidad (2,360 muertes infantiles por diarrea y neumonía prevenible; y 4,907 muertes maternas por cáncer y diabetes mellitus tipo 2), lo que representa el 0.67% del PIB del país. Revertir estas estadísticas requerirá de acciones en diversos frentes y la acción conjunta que este año se enfatiza (9).

Reflexión y Conclusiones para el Trabajo Futuro

A manera de reflexión y conclusión, debe destacarse y respaldar el esfuerzo, posicionamiento, y visibilidad que se da a la necesidad de promover el trabajo conjunto, interinstitucional y multidisciplinario, dada la complejidad del reto que trae consigo la promoción de la lactancia materna exclusiva en el siglo XXI.

Asimismo, se considera de suma importancia e indispensable el trabajo en los siguientes rubros:

  1. Impulsar los cambios legislativos y fortalecer las acciones que ya se implementan,a fin de que la mujer pueda compaginar la vida laboral con la lactancia materna.
  2. Promover la disponibilidad y el acceso a espacios físicos adecuados para la práctica de la lactancia materna.
  3. Fortalecer las acciones de empoderamiento de las mujeres.
  4. Construir estrategias de información y consejería para los padres de los niños, las familias y las comunidades.
  5. Reforzar el entrenamiento del personal de salud.
  6. Construir y reforzar la estructura programática de la administración federal y estatal y realizar un ejercicio de planeación estratégica, a fin de procurar la transversalidad de las acciones en materia de promoción de la lactancia materna a fin de que, con base en objetivos y resultados:
    • a) opere la política pública relacionada con la misma y la alimentación infantil.
    • b) se ejerza el presupuesto destinado a este fin.
  7. Promover la investigación de la lactancia materna en México a fin de generar propuestas locales y adecuadas a la realidad del país. Un buen ejemplo lo constituye, la información sobre prácticas de la lactancia materna en México del estudio Qué y cómo comemos los mexicanos. Consumo de alimentos en la población urbana, mencionada con anterioridad, que muestra, de manera general, que no se trata de una práctica uniforme a lo largo del tiempo, sino que conviven varios comportamientos probablemente relacionados a la realidad, ambiente, salud, información y empoderamiento y posibilidades reales de las madres, lo cual se considera conveniente explorar.
  8. Los avances en epigenética y conocimiento sobre programación y desarrollo que muestran la relación entre la vida intrauterina y la salud temprana y futura, conllevan a incluir el enfoque del ciclo de vida y de prevención de enfermedades crónicas, en las acciones relacionadas con la alimentación infantil. Es decir, debe reforzarse la prevención en los menores de 2 años y el período anterior a la edad escolar. Específicamente, el estudio de la lactancia en relación a la salud futura, puede generar información útil para fortalecer las intervenciones, los mensajes y en conjunto la política pública para los niños, las mujeres y la población en general (10).

Bibliografía

  1. World Alliance for Breastfeeding Action. [Página principal en internet]. Malasia: WABA; c2012 [Citado 26 julio 2017] [aprox. 2 pantallas]. Disponible en: http://worldbreastfeedingweek.net/
  2. WHO/ UNICEF. Innocenti declaration. [Internet]. WHO/ UNICEF; 1990 [Accesado 4 agosto 2017]. Disponible en: http://www.who.int/about/agenda/health_development/events/innocenti_declaration_1990.pdf?ua=1
  3. UNICEF. Convención sobre los derechos del niño. [Internet] Madrid: UNICEF; 2006 [Accesado 4 agosto 2017]. Disponible en: http://www.un.org/es/events/childrenday/pdf/derechos.pdf
  4. OMS. Estrategia Mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño. [Internet] Singapur: OMS; 2003 [Accesado 4 agosto 2017]. Disponible en: http://www.who.int/nutrition/publications/gs_infant_feeding_text_spa.pdf
  5. Organización de las Naciones Unidas. [Página principal en internet]. ONU; c2017 [Citado 26 julio 2017] [aprox. 2 pantallas]. Disponible en: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/objetivos-de-desarrollo-sostenible/
  6. González de Cossío T, Escobar Zaragoza L, González Castell LD, Hernández Ávila M. [Página principal en internet]. ENSANUT 2012. Deterioro de la lactancia materna: dejar las fórmulas y apegarse a lo básico. México: INSP; c2012 [Citado 4 agosto 2017]. Disponible en: http://ensanut.insp.mx/doctos/analiticos/DeterioroPracLactancia.pdf
  7. Rodríguez Ramírez S, Gaona Pineda EB, Cuevas Nasu L, Arvizú Martínez O. Capítulo 4. Consumo de alimentos y bebidas en menores de un año. En: Arvizú Martínez O, Polo Oteyza E, Shamah Levy T editores. Qué y cómo comemos los mexicanos. Consumo de alimentos en la población urbana. Primera edición. México: INSP/ Funsalud; 2015. p. 45-64.
  8. UNICEF México. Encuesta Nacional de los niños, niñas y mujeres en México (ENIM) 2015. [Internet]. UNICEF; 2015 [Accesado 4 agosto 2017]. Disponible en: https://www.unicef.org/mexico/spanish/17051_30850.html
  9. Global Breastfeeding Collective. Nurturing the Health and Wealth of Nations: The Investment Case for Breastfeeding. [Internet]. WHO/ UNICEF; 2017 [Accesado 4 agosto 2017]. Disponible en: http://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/global-bf-collective-investmentcase.pdf
  10. Chan, M., Lake, A., & Hansen, K. (2017). The early years: silent emergency or unique opportunity? The Lancet, 389(10064), 11-13